Desde que entré en Fedora, me ha encantado por multitud de motivos, pero he de reconocer que, desde el instante en que metí el CD de instalación empezaron los problemas con Fedora 18.

Pr√°cticamente no ha pasado un d√≠a sin que me tope de narices con un bug nuevo. Al menos ABRT ha mejorado mucho y la mayor√≠a los env√≠a autom√°ticamente, pero sigue siendo un asco. Es s√ļmamente inestable, en serio. Tanto que estoy empezando a plantearme pasarme a CentOS para mi escritorio...

El nuevo Anaconda (instalador) est√° bastante bien, pero sigue sin alcanzar la eficacia y sencillez que tiene desde hace a√Īos el instalador de Ubuntu. No s√© por qu√© no han usado ese (o un fork) sin m√°s.

Gnome 3.6 a√Īade muchas cosas y no se preocupa de dar estabilidad a lo que ya tienen:

Para colmo, hay algunos paquetes que usan Gstreamer 0.10 y otros que usan el 1.0, y eso significa que debes instalar el doble de plugins para que todo funcione. No es problema una vez lo sabes, pero tirarme 45 minutos tratando de averiguar por qué Totem se negaba a reproducir un vídeo cuando tenía todos los paquetes de Gstreamer 0.10 instalados no me fue muy grato. Oh, claro, y tampoco debería ser problema porque PackageKit se encargaría de buscar los plugins correspondientes, pero eso tampoco funciona en esta versión debido a otro bug. Y no funciona en ninguna de las 2 versiones de Gstreamer.

Desesperante.

Supongo que poco a poco irá mejorando, pero si estás disfrutando de cualquier otra distro, incluyendo Fedora 17, espérate un tiempo antes de probar Fedora 18.